Cómo llegar a un estado de conciencia superior

¿Cómo llegar a un estado de conciencia superior y superar el ego? Las siguientes sugerencias le ayudarán a ponerse en contacto con el ego y superarlo:

  • Intente conocer su ego y determinar cuando su ego influye y domina su vida.

Pregúntese: ¿Estoy escuchando a mi falso yo o a mi Yo espiritual? A medida que vaya adquiriendo conciencia de su ego, podrá librarse del egocentrismo y llegar a un estado de conciencia superior.

  • Comience a llevar la cuenta de con cuánta frecuencia usa el pronombre «yo».

Al no centrarse en su propia persona estará superando el ego.

  • Comience a considerar su ego como una entidad que le acompaña y que tiene un propósito.

Es invisible y siempre está a su lado.

Trata de convencerlo de que usted está separado de Dios, de su superioridad respecto de otros, y de que es «especial».

Él quiere que usted se sienta ultrajado cuando recibe un trato incorrecto, cuando lo insultan, cuando no lo acarician; ofendido cuando no se sale con la suya, herido cuando pierde en una competición.

Primero conoce a esta entidad.

Luego se percata de que está obrando en usted.

Por último, sé libre de ella.

  • Escuche a los demás y no se centre en sí mismo.

Durante las conversaciones, concéntrese en lo que la otra persona está diciendo y en lo que siente.

Luego responda con una frase que empiece por «tú, usted».

Esto se denomina escucha activa.

Es una manera de contener el ego y permitir que participe el Yo espiritual, pudiendo llegar así a un estado de conciencia superior.

  • Resista el hábito de permitir que el ego domine su vida.

Cuanto más se resista a permitir que su ego sea quien controle su vida, más pronto llenará el espacio que antes ocupaban las exigencias de su falso yo.

  • Practique la meditación diaria o el acallar su mente para deshacer la ilusión de que está separado del universo y que todas las almas son extensiones de la energía de Dios.

Comenzará a tratar a los demás como le agradaría que lo tratasen a usted.

Se sentirá conectado con todo y con todos… y entonces sentirá que ya sabe cómo llegar a un estado de conciencia superior.

  • Trate de borrar de su mente la palabra «especial».

Especial implica mejor que, o más importante que.

Niega que Dios habita en cada uno de nosotros.

Todos somos especiales a los ojos de Dios: por lo tanto, nadie necesita la etiqueta de «especial».

No hay favoritos.

No se relega a nadie.

TODOS…

TODOS SOMOS UNO.

  • Escriba un diario.

Trate de describir en que le beneficia sentirse ofendido.

Lo que lo ofende es obra de su ego.

No pretenda que el mundo debería ser como usted es y no como en realidad es.

  • Dé más de sí mismo y pida menos a cambio.

León Tolstoy, para llegar a un estado de conciencia superior, pasó de ser un egocéntrico a ser un servidor de Dios… luego de aprender muchas lecciones y pasar por tribulaciones.

Y escribió lo siguiente:
«El único significado de la Vida (VI-DA) es servir a la humanidad».

Sea quien acaricie.

Sea quien da cariño.

  • Recuérdese cada día que el más alto culto que puede rendírsele a Dios es servir a la humanidad, y que mediante ese acto su Yo espiritual se sentirá realizado.
  • Ponga fin a la búsqueda externa de la libertad y conozca el sabor de la auténtica Libertad que es la comunión con su Yo espiritual.

La auténtica Libertad no necesita nada para demostrar su existencia.

Sólo siendo auténticamente libre podrá AMAR… porque no existe amor sin libertad.

La falsa libertad exige que tenga a la mano algo que dé fe de su existencia.

«SOLO POR EL AMOR SERÁ SALVO EL HOMBRE…» Jesús.

Pon, a continuación de los puntos suspensivos, todo cuanto creas y sientas que se debe y puede controlar y transmutar:
Del rencor…
Resentimiento…
Caricia…
Lujuria…
Frialdad…
Ego…
Personalismo…
Individualismo…

como llegar a un estado de conciencia superior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *