Alimentos cocidos

NO a los alimentos cocidos. Deberíamos comer la comida tal cual la naturaleza nos la da. A continuación te explico el por qué:

Está demostrado que la cocción produce millones de diferentes combinaciones azúcar-proteína, comúnmente llamadas moléculas de Maillard.

Una cocina es un laboratorio químico que produce millones de nuevas sustancias químicas que básicamente nunca existieron en la naturaleza y que si existieron, fue muy ocasionalmente y por accidente.

Durante la mayor parte de nuestra historia evolutiva, la que ocurrió antes de que empezara el procesamiento de los alimentos, los seres humanos no habíamos ingerido nunca la cantidad de moléculas de Maillard que ingerimos hoy en día.

Asimismo, la reciente introducción de los productos lácteos y de los cereales ha incorporado nuevas sustancias químicas (tales como nuevas proteínas) al espectro dietario de los seres humanos, en un período de tiempo muy breve.

Efectos de la cocción en los alimentos y en la salud:

  • La fuerza vital de los alimentos cocidos disminuye mucho o se destruye. El campo bioeléctico (energía) se altera y también se destruye mucho.
  • La estructura bioquímica y la composición nutricional de los alimentos cocidos se altera con respecto a su estado original.
  • La fibra de los alimentos vegetales se transforma en una substancia suave y pasiva que pierde su naturaleza de barrido y la calidad de limpieza magnética en el intestino.
  • Los nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos, etc.) se destruyen, alteran y pierden al preparar alimentos cocidos.
  • Se coagulan alrededor del 50% de las proteínas. Una parte importante de esto se vuelve inutilizable.
  • La interrelación de los nutrientes se altera con respecto a su composición natural sinérgica.
  • Disminuye el contenido de agua del alimento. La estructura natural del agua también se altera.
  • Se crean sustancias tóxicas y “productos secundarios” de la cocción. Cuanto mayor la temperatura de cocción, más toxinas se crean. Freír y asar crean especialmente muchas toxinas. Al cocinar grasas y especialmente proteínas se generan distintas sustancias cancerígenas y mutagénicas, y multitud de radicales libres.
  • El calor hace que las moléculas colisionen, y las repetidas colisiones crean uniones divalentes y nuevas moléculas. En una papa asada, hay unas 450 sustancias secundarias de todo tipo. Incluso se las ha nombrado “nuevos compuestos químicos”.
  • Se crea material de desecho nuevo, que tiene un efecto de obstrucción acumulativo en el cuerpo, y que es una carga para los procesos eliminativos del cuerpo.
  • El 100% de las enzimas presentes en el alimento crudo se destruyen a partir de los 40 grados centígrados. Ayudan naturalmente en la digestión y se vuelven activas tan pronto comienza la ingesta. Consumir alimentos sin enzimas crea una carga extra para el páncreas y para otros órganos y los hace trabajar excesivamente. La digestión de alimentos cocidos roba valiosas enzimas metabólicas necesarias para digerirlos, lo que consume mucha más energía que digerir alimentos crudos. En general, los alimentos crudos se digieren tanto más fácilmente que pasan por el tracto digestivo en la mitad o hasta un tercio del tiempo del tiempo requerido por los alimentos cocidos.
  • Luego de ingerir alimentos cocidos, hay un surgimiento de células blancas hacia el tracto digestivo, dejando al resto del cuerpo menos protegido por el sistema inmunitario. Desde el punto de vista del sistema inmunitario, cuando comemos comidas cocidas, el cuerpo está siendo invadido por sustancias extrañas y ajenas (tóxicas).
  • Se da una acumulación general de corpúsculos blancos en la sangre, y un cambio en las proporciones relativas de las diferentes células de la sangre. Este fenómeno se denomina “leucocitosis digestiva”.
  • La población natural de flora intestinal benéfica resulta dominada por bacterias putrefactivas (especialmente de la carne cocida), lo que resulta en disfunción colónica, permitiendo la absorción de toxinas desde el intestino. Este fenómeno recibe varios nombres: disbacteria, disbiosis, o toxemia intestinal (toxicosis).
  • Se crea una acumulación de placa mucoide en los intestinos. La placa mucoide es una capa gruesa de una sustancia parecida al alquitrán, que es el resultado de mucho tiempo de alimentos cocidos no digeridos, no eliminados, pudriéndose en los intestinos. Los almidones y las grasas cocidas en particular son un culpable principal de la constipación y de la congestión y bloqueo de los intestinos.
  • Se genera una acumulación de toxinas y material de desecho en muchas partes del cuerpo, incluyendo en el interior de células individuales. Algunos de estos desechos y desperdicios se llaman lipofuscinas, se acumulan en la piel y en el sistema nervioso, incluido el cerebro. Se lo puede ver como “manchas hepáticas” o “manchas de la vejez”.
  • Malnutrición a nivel celular. Debido a que los alimentos cocidos tienen menos nutrientes, además de tener sustancias tóxicas y de desecho, las células individuales no reciben suficientes nutrientes.
  • Tendencia a la obesidad debido a comer en exceso. Como las células no reciben suficientes nutrientes, están, por así decirlo, “siempre hambrientas” y por lo tanto “demandan” más comida. Es menos probable, también, que los alimentos cocidos se metabolicen adecuadamente, lo que también contribuye al exceso de peso.
  • De tanto en tanto el cuerpo experimenta crisis de eliminación (también llamadas purificaciones o crisis de curación). Suceden cuando las toxinas se liberan a través de la piel o son enviadas al torrente sanguíneo para ser eliminadas por el hígado, los riñones y otros órganos. Los síntomas pueden incluir dolores de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos, resfríos, bronquitis, sinusitis, neumonía, diarrea, etc.
  • El cuerpo puede llegar a estar tan tóxico que todo tipo de partículas, como por ejemplo el polen, causan crisis de desintoxicación, llamadas “alergias”. Se calcula que unos 80 millones de norteamericanos tienen tales “alergias”.
  • El sistema inmunitario, al tener que ocuparse de invasiones masivas diarias de toxinas y sustancias secundarias tóxicas, eventualmente resulta sobrepasado y debilitado. Esto es un factor principal del proceso de envejecimiento.
  • Parte del material de desecho se acumula en las arterias y las bloquea, lo que lleva a alta presión arterial, arterioesclerosis, accidentes cerebro-vasculares, etc.
  • En general, el proceso de envejecimiento natural se acelera con los alimentos cocidos. Las personas que cambian a una dieta de alimentos crudos con frecuencia se vuelven biológica y visiblemente más jóvenes.
alimentos cocidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *